La Diabetes mellitus es una condición crónica caracterizada por niveles de glucemia altas, muy dañina para nuestros órganos (glucotoxicidad). Igualmente se encuentra una resistencia a la insulina que produce daños en los tejidos (lipotoxicidad) especialmente en el hígado, el músculo esquelético, tejido adiposo y el cerebro.  Estos daños son los encargados de producir las afecciones que caracterizan la diabetes – envejecimiento prematuro de las células, inflamación y fibrosis.

Estos daños se dividen en macrovascular y microvascular:

Macrovasculares:

  • Cerebro: aumenta el riesgo de accidentes cerebrovasculares, incluyendo ataque isquémico transitorio y deterioro cognitivo.
  • Enfermedad coronaria – riesgo de infarto agudo al miocardio, insuficiencia cardiaca, entre otros.
  • Vasos periféricos: se produce disminución de la circulación en extremidades inferiores, riesgo de heridas de pobre cicatrización y gangrena.

Daños microvasculares:

  • Ojos: retinopatía diabética, cataratas y glaucoma.  Con el tiempo puede provocar reducción de la visión y ceguera.  Los daños de vasos sanguineos suelen comenzar en momentos iniciales de la prediabetes. Se forman vasos sanguíneos nuevos y frágiles que crecen de forma desorganizada, produciendo sangrado y cicatrices en el ojo o causando elevación peligrosa de la presión ocular. Esto produce la retinopatía diabética. Otra afección es el edema macular diabético.
  • Riñon: nefropatía diabética – daños en los pequeños vasos que sobrecargan los riñones. Ocurre de manera progresiva a través de los años. Mayores riesgos en pacientes con diabetes, fumadores, con sobrepeso u obesos, alta ingesta de sal, sedentarios, daño cardíaco asociado y con historia familiar de daño renal.
  • Nervios periféricos: Ocurre daño de nervios periféricos del sistema nervioso, resultando en dolor o entumecimiento. Contribuye a esto los altos niveles de grasas (Ej. Triglicéridos), provocando daños de las terminales nerviosas pudiendo producirse heridas, muchas veces no percibidos por el paciente, aumentando el riesgo de infecciones, úlceras y amputaciones.

Otros daños producidos por esta condición son:  disfunción erectil, gastroparesia, problemas urológicos, constipación, diarrea, problemas dentales, entre otros.

Forma más eficaz para evitar complicaciones de la diabetes:

  1. Mantener niveles de glucemia, presión arterial y colesterol adecuados.
  2. Cumplir con tratamiento farmacológico.
  3. Realizar actividad física 250 minutos por semana y 2 veces por semana ejercicios de resistencia.
  4. Plan nutricional adecuado (peso saludable o disminución de un 10% del peso actual y de medida de la cintura)
  5. Eliminar hábitos tóxicos como el tabaquismo.
  6. Chequeo frecuente con los especialistas – diabetólogo o endocrinólogo cada 3 meses, nefrólogo, oftalmólogo (dilatación pupilar) y nutriólogo una vez al año.

Lee el artículo que esta aquí: Prevenir complicaciones de la diabetes: clave para una mejor calidad de vida