La prediabetes es una afección en la que las personas alcanzan un nivel elevado de glucosa en la sangre, pero no alcanza a ser suficientemente alto como para considerarse diabetes tipo 2. No obstante, puede convertirse en una enfermedad peligrosa debido a que si no se realizan cambios en el estilo de vida, quienes la padecen son más propensos a desarrollar diabetes tipo 2.

De acuerdo con el portal experto Mayo Clinic, a largo plazo esta enfermedad representa los mismos riesgos de la diabetes, especialmente daños relacionados con el corazón, los vasos sanguíneos y los riñones. Sin embargo, con el adecuado tratamiento se puede mejorar fácilmente el nivel de azúcar en la sangre.

Esta enfermedad suele ser silenciosa, pues en muchos casos no presenta ningún síntoma o señal; sin embargo, cuando lo hace, una de las más comunes es el oscurecimiento de la piel en ciertas partes del cuerpo: cuello, axilas, codos, rodillas y nudillos. Entre los síntomas más clásicos se destacan:

– Aumento de la sed

– Ganas de ir al baño varias veces

– Hambre constante

– Fatiga

– Visión borrosa

Así las cosas, los expertos señalan la importancia de mejorar los hábitos de vida y de realizar exámenes rutinarios que permitan conocer el estado de salud. De igual forma, rescatan la importancia de la alimentación para combatir la afección.

Según un reciente estudio presentado en la 70.ª Sesión Científica Anual del Colegio Americano de Cardiología, que tuvo lugar en mayo, las personas diagnosticadas con prediabetes tienen una probabilidad significativamente mayor de sufrir un ataque al corazón, un accidente cerebrovascular o cualquier otro accidente cardiovascular. Por ello, dichas personas deben mantener una dieta saludable y una rutina de ejercicios que colabore activamente en la prevención de dichas enfermedades.

Una buena alimentación para prediabéticos

De acuerdo con la nutricionista Lara Dalla, existe un patrón de dieta recomendado para evitar que las personas sufran de esta enfermedad; además, mantiene al ras los niveles de glucosa en pacientes diagnosticados con prediabetes. En general, la experta señala que es preferible ingerir alimentos ricos en antioxidantes y fibra.

Según Dalla, es importante ingerir fruta durante el día, preferiblemente ingerir alrededor de dos o tres frutas al día. Además, consumir hortalizas en cada comida sería ideal. Por otro lado, el consumo de legumbres entre dos y cuatro veces a la semana es un hábito recomendable.

Por otro lado, la experta señaló que hay que evitar alimentos y bebidas que contengan azúcares procesados, como zumos, gaseosas e incluso yogures.

Encontrar el equilibro perfecto entre carbohidratos, proteínas y grasas contribuirá directamente en la salud de las personas que hayan sido diagnosticadas con esta enfermedad. Para conseguirlo, la experta otorga algunos consejos en conversación con el medio “¡Hola!”:

1. Alimentarse con los alimentos que pertenezcan al grupo de los cereales y preferiblemente escoger la opción integral.

2. Ingerir granos enteros como avena, centeno, amaranto, cebada, mijo, arroz y trigo, en lugar de las harinas refinadas. Estos alimentos además son ricos en fibra dietética, vitaminas del complejo B, minerales y antioxidantes.

3. Controlar el nivel de carbohidratos consumidos. Aunque esto depende de la actividad física que tengan algunos, la experta señala que en el caso de quienes son sedentarios deberán ingerir hidratos de carbono en un 25 % menos, lo que equivale a un puño de porción por comida.

Por otro lado, para María García, experta en Endocrinología, es preferible ingerir carbohidratos ricos en fibra, señalando que este tipo de hidratos de carbono se encuentran en las verduras, frutas, legumbres y los cereales integrales.

Lee el artículo que esta aquí: Prediabetes: ¿cómo saber si se padece y a qué síntomas prestar atención? / Semana